Algo distinto.

Escrito por Eduardo M Romano el 5 abril, 2020

Uno va viviendo
y parece tener bastante en claro
mucho de su propia historia.
Es asombroso cómo existen escenas , detalles y circunstancias
que aún se mantienen tan frescos,después de tantos años.
Están las memorias que han quedado grabadas a fuego casi que por derecho propio.
Al lado de otras, muy hábiles en eso de exhibirse
para que otras permanezcan ocultas.
Otras transcurren impasibles, como en una inagotable penumbra.
Como quiera que sea,seguimos caminando.
A paso firme, inseguros,derechito al grano, dudando
y más de una vez, perdiendo el rumbo.
Creyendo tener más o menos en claro,
buena parte de los por qué ,los cómo los cuándo y los dónde.
Qué cosa vino después,
y cuál otra estuvo primero.
Sin poner en duda que esto de ahora
es la consecuencia lógica
de aquello de lo que fuimos protagonistas,
espectadores o que simples actores de reparto.
Sin embargo,
existen circunstancias que cambian el sentido
de muchas de nuestras más indudables explicaciones.
Cosas de la vida,
encuentros que jamás hubiéramos previsto,
incertidumbres que de pronto se nos instalan.
Vaya uno a saber,si a causa de alguna de ellas,
o debido
a un poco de cada una,
nos damos cuenta que el juego en el que estábamos metidos
no era precisamente el que estábamos jugando.
Así, abruptamente, se modifican las perspectivas,
se mezclan las proporciones
y se trastoca el ángulo de mira de muchos asunto dados por hechos.
Esto que suponíamos abajo,
había estado todo el tiempo arriba.
Aquello que parecía haber hablado
poco e irrelevante,
terminó resultando
que había dicho lo poco que hubo de sensato.
Y que aquello otro
que no dejaba de insistir,
no venía aferrado de aquello que siempre habíamos previsto,
sino de algo muy, pero muy distinto.

303 Vistas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

facebook

Twitter

WhatsApp

e-mail

Linkedin

Google+

Buffer

Digg

Reddit

StumbleUpon

Tumblr

Imprimir