Apurando demasiado la respuesta

Escrito por Eduardo M Romano el 25 noviembre, 2019

El enigma estaba claro.
Y hubiera podido ser la ocasión
para sostener por un tiempo ,
la pregunta, precisa y oportuna.
Siempre me parece que es un buen comienzo, eso de darle tiempo
y mostrarle un poco más de respeto al enigma.
El problema consistía
en que le resultaba imposible tolerar
hasta la más pequeña de las incógnitas.
A poco de andar,
ya se desesperaba por agarrar fuerte de la mano a la pronta respuesta…
… salida no se sabe bien cómo, por qué, ni de dónde.
Pero con la fuerza suficiente
como para terminar la exploración
y volver anodina a la búsqueda.
El encuentro con lo incierto,
desencadenaba la ansiedad intolerable.
Así se aferraba a lo primero que le viniera a la cabeza,
aunque visto desde afuera,
poco y nada tuviera que ver con el asunto.
Eran instantes de asedio y de premura,
en los que se agarraba con uñas y dientes
a eso que sentía como una tabla salvadora.
una especie de luz en medio de la sombra.
O un salvavidas repentino en medio del naufragio.
Pero resulta que ni tabla, ni luz , ni salvavidas.
Porque todo llevaba a algo muy distinto
a pisar en terreno firme .
De tropiezo,en tropiezo,
no hacía otra cosa que volver al punto de partida.
Pero ahora exhausto , marcado por la desazón y golpeado por el desencanto.
Es que , a fin de cuentas, había caído otra vez, en lo mismo.
Una certeza ilusoria sacada de apuro
Cuyo destino no era otro,
que una nueva caída.

160 Vistas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

facebook

Twitter

WhatsApp

e-mail

Linkedin

Google+

Buffer

Digg

Reddit

StumbleUpon

Tumblr

Imprimir