Autor del archivo

Intrépidos en Primera Persona.

Escrito por Eduardo M Romano el . Posteado en Para Leer, Textos & Letras

Sólo con el correr del tiempo aprendemos a atesorarlos ,como se hace con lo más preciado. Los evocamos en soledad para convertirlos en cómplices impostergables de las que habían sido nuestras más entrañables travesías. En ellas el tiempo podía estirarse, permanecer quieto, dar media vuelta o correr rápido hacia alguna otra parte, según nos diera la gana. Éramos los conquistadores indiscutidos de los lugares más remotos Perder no era un asunto que importara. Porque estábamos

Eso que discurría huérfano de nombre.

Escrito por Eduardo M Romano el . Posteado en Para Leer, Textos & Letras

Vaya a saber uno de dónde le venía ese don de hacer magia con las palabras. Inventándoles merodeos que nadie había previsto. O bien dando la pincelada en el momento justo, para imprimirle razón de ser e intensidad a aquéllo otro, que parecía no tener otro destino que la indiferencia y el pronto olvido. Uno no puede  sino deslumbrarse ante la repentina irrupción de inesperados sentidos. Entonces, sólo por un instante, se comienza a conjugar un idioma que  despierta algo

Ensimismado.

Escrito por Eduardo M Romano el . Posteado en Para Leer, Textos & Letras

  Al comienzo escuchaban sus argumentos y les daban crédito, porque les parecian tan razonables como inobjetables Saltaba a la vista que sus enlaces se ligaban lógicamente de la mejor manera. De modo que , a quienes lo rodeaban, (los más cercanos,esos que están cuando hacen falta), no los inquietó. Ni les llamó la atención , que ya fuera por esta causa atendible, o por aquella otra más que justificada, dijera que le resultaba imposible compartir esta salida. El asunto es

Acerca de la propia insuficiencia.

Escrito por Eduardo M Romano el . Posteado en Para Leer, Textos & Letras

  Se definía como estricta con los demás y exigente consigo misma. Sostenía que en cualquier asunto que fuera, siempre debía haber un modo preciso de encararlo, conducirlo y resolverlo. Obviamente, tratando de no malgastar la energía ni el tiempo en asuntos periféricos, sentimientos nostálgicos o conductas redundantes que no harían sino introducir variables innecesarias y perturbar la eficiente conquista del objetivo. Porque, ya todos saben, me decía, que el mejor camino

Habitante esforzado de lugares compartidos.

Escrito por Eduardo M Romano el . Posteado en Para Leer, Textos & Letras

  La osadía de haberlo descubierto resultó todo un escándalo, y vaya que un alto precio tuvo que pagar por ello. El descrédito, el aislamiento y la maledicencia Para nombrar sólo algunos. No vale la pena detallarlos. Entonces sobrevino el desbarajuste de todo lo que se tenía por cierto e irrefutable en el universo del Yo consciente, como dueño absoluto de las decisiones más convenientes, así como en eso de reflexionar y moverse seguro y derechito por el mundo. Concentrado,

También somos Nosotros.

Escrito por Eduardo M Romano el . Posteado en Para Leer, Textos & Letras

  Son vivencias que se van dando. Personajes que nos fueron dejando sus marcas imborrables. Experiencias primeras. Las inefables. Esas a las que recurrimos sin saberlo, cuando la inquietud abruma, o en esos momentos en los que precisamos el cobijo y la calma. Rutinas que aunque parezca que no nos aportan gran cosa, están y van haciendo lo suyo y necesario. Encuentros imprevistos. Personas que nos hacen sentir de pronto que todo vuelve a valer la pena. Y también de las otras. Las

Floreos ceremoniales.

Escrito por Eduardo M Romano el . Posteado en Para Leer, Textos & Letras

Supo de alguna forma que había llegado el momento propicio y que el lugar y ante quien estaba, eran precisamente los que hacían falta. Aunque, como era habitual en él, mantenía sus reservas, con respecto a si  acaso serían los  mejores, los exactos o los más adecuados. Hecha las salvedades del caso, y sin despojarse  del todo de la vacilación ni de la duda, trató de poner en palabras el dolor incomprensible. Y los complicados laberintos por los que lo venían

Desapegos.

Escrito por Eduardo M Romano el . Posteado en Para Leer, Textos & Letras

  Desapegos...en ciertas ocasiones, consabidos. Otros,en cambio ,surgen de improviso, por mezcla del azar y las circunstancias. En ellos,las distancias que pueden calcularse tan exactas, son las que menos importan. Pero sí las otras. Las que tarde o temprano empiezan a recorrernos dejándonos  sus huellas, por dentro. Para ellas, no hay cifra exacta ni unidad de medida que valgan. Están siempre como al acecho. Aferradas a la memoria y sobrevolando la nostalgia. Cada

newspaper templates - theme rewards