Autor del archivo

Contrasentidos.

Escrito por Eduardo M Romano el . Posteado en Para Leer, Textos & Letras

  Resultaba una experiencia de lo más divertida y placentera, sentarse nada más que para escucharlo. Manejaba como pocos ese arte. Y pienso que no seria del todo justo ni preciso, reducir lo suyo a "simples" disparates y "sencillos " juegos de palabras. Por supuesto que lo eran. Pero nada tenian de simple, consabido, predecible ni sencillo. Por ejemplo,comenzaba a relatar alguna cosa, encaminándose por este lado, y todos lo seguíamos con interés creciente. Más que nada por

Como las cuentas de un collar.

Escrito por Eduardo M Romano el . Posteado en Para Leer, Textos & Letras

Daba gusto escucharlo, porque cuando empezaba a hablar, cautivaba con su decir y sus palabras. En parte por la precisa seleccion , que desde algún lugar, hacia sin darse cuenta. Pero sobre todo por esa particular forma de decir sus cosas. El ritmo, la cadencia y los enlaces precisos que guardaban unas palabras con las otras. La elegancia y el respeto con los que unas pasaban primero o bien cedían el paso , si resultaba más oportuno, a las otras Daba igual si le tocara a ésta o a

Como una vez nos creíamos.

Escrito por Eduardo M Romano el . Posteado en Para Leer, Textos & Letras

Hacia ya un tiempo que le rondaba la idea como amago. Pero esa vez, fue tomando forma. Entonces le fue apareciendo, desordenada y desprolija, una mezcla de imagínación, idea, fantasía y presagio. Que le sirvió de apoyatura para entregarse al "racconto" de buena parte de su vida. Se apresuró a aclararme, (por si hiciera alguna falta), que ese deambular por su propia biografía, no tenía pretensión ninguna de  ser objetiva, precisa ni exacta. De modo que no podía asegurar hasta

Ciertas atracciones impostergables

Escrito por Eduardo M Romano el . Posteado en Para Leer, Textos & Letras

  Fue un encuentro fugaz y fortuito, de esos que abundan en la vida de cada uno de nosotros, y tienen por destino perderse. Dejando, a lo sumo, uno que otro rastro indefinible,disperso y ambiguo. Me refiero a esa clase de vestigios vacilantes, que si a uno le preguntan, crénme que lo más seguro es que diga que no tiene la estirpe, el peso ni la fuerza que se necesita como para aspirar a ser memoria. Poco y nada tenían en común. Tal vez por eso, la atracción entre ellos,

Acerca de bordes y desfiladeros.

Escrito por Eduardo M Romano el . Posteado en Para Leer, Textos & Letras

  Al comienzo se trataba de una inquietud vaga, que no llegaba a terminar siendo angustia, sino algo más ambiguo, parecido a un preludio. Porque a poco de andar, se desdibujaba, como perdiendo  fuerza y consistencia. Bueno, en su caso, por lo menos al comienzo, no involucraba un pensamiento definido, ni un sentimilento al que uno pudiera adjudicarle ésta o aquélla otra cualidad específica. Más bien se trataba de algo borroso O si prefieren, flotante, ambiguo e incierto. Lo

Uno no camina solo.

Escrito por Eduardo M Romano el . Posteado en Para Leer, Textos & Letras

Están esos momentos en la vida, en los que uno se esfuerza en caminar mirando hacia adelante, lo más  rápido y lejos que pueda. Como para sumar voluntad y darse ánimo. Lo cual nada tiene de malo, y es hasta recomendable . Siempre y cuando no se haga un mentís a indagar todo lo insabido que llevamos dentro. Que está al acecho, para presentarse , inesperado e inoportuno, Empezar a dar  vueltas sobre aquéllo que pasó... ...entrometerse en el ahora y en eso otro de más adelante. Porque

Reclamando sentido para ser memoria.

Escrito por Eduardo M Romano el . Posteado en Para Leer, Textos & Letras

  Todos los días, en forma estrictamente meticulosa, punzante e hiriente, pasaban siquiera un par de horas, para que alguna nueva cosa sustituyera a la que hacía nomás un rato, la había precedido. En la mayor parte de las ocasiones, se trataba de una inquietud o preocupación carente de lógica. O alguna necesidad imperiosa de pensar un asunto en forma repetida como para asegurarse que no sucediera, todo lo contrario. Ni qué decirles acerca de esos horizontes tan perfectos

El mimado de la fortuna.

Escrito por Eduardo M Romano el . Posteado en Para Leer, Textos & Letras

Aquel día , recuerdo, me dijo como al pasar, que para él era una especie de recreo que se tomaba . El modo que había encontrado para tomar una distancia momentánea, de su realidad esquiva y cada vez más frustrante. Eran instantes breves. Y bien que lo sabía,porque lo suyo no era delirio Nunca se había puesto a contarlos, pero debían ser no más que unos pocos minutos, en los que su mundo de adentro parecía cambiar del todo. Y se sentía otro. Porque ese íntimo fantasear era

newspaper templates - theme rewards