Bordes,Cruces y Anversos

Escrito por Eduardo M Romano el . Posteado en Para Leer, Textos & Letras, Uncategorized








Eso que nos liga

Algo de lo Inconsciente es lo que está en juego,

 

y por eso es imposible
que alguien pueda explicar sólo con palabras
esto que nos liga como grupo.
No cabe decirlo del todo o pretender agotar
con descripciones aquello que no cesa
de hacer lazo en nosotros.
Elusivo e ineludible.
A un tiempo , macizo y evanescente,
porque es del orden de la Libido, el Deseo
y el Fantasma.
Por eso, renovada ocasión de fuga para esos anhelos,
estos deslices y aquellos otros sustitutos.
Insistente y contradictorio. Imposible de ser visto,
oído, ni enfocado en bruto ,
 desprovisto de medios tiempos y sin mediaciones.
Sólo cabe el encuentro a partir de algunas inciertas
escuchas y miradas al sesgo.
Y de ciertos actos y predicaciones

que hacen tropiezo, desliz, síntoma o atolladero






Ella y Él

No tenía caso

 andar explicándoselo a todo el mundo.

 

Porque la cosa era entre Él y Ella.
Sus encuentros breves y elusivos,
estaban cargados de consecuencias..
..Ella y Él no eran ingenuos,
 y conocían de sobra los riesgos que corrían..
..Los murmullos, el qué dirán,
 las muecas cómplices que vendrían
junto a a las sonrisitas cobardes.
Sin olvidar los argumentos pueriles ,
que no iban a tardar en derramarse
acerca de su estar juntos
cuando les viniera en gana.
Sabían lo que tenían.
Poco les importaba el lugar.
Menos aún la cronología.
No pretendían la aprobación de nadie
y tampoco necesitaban
 el permiso de ninguno.
Ella y Él se querían.
Y créanme que lo que menos necesitaban
era una comunidad de creyentes.












Desfiladeros


Son unos asuntos que no cesan
de escribirse como al descuido,
(pero minuciosos), dentro nuestro…
…Ante ellos es de lo más fácil
que nos sorprenda
una réplica
y  que la tratemos con la premura de lo nuevo,
y no como  debiéramos…
…quiero decir, como una parte Segunda.
Una que insiste en aparecerse
sólo para cifrar de otro modo
su escritura.
Como si fuera una cosa distinta,
y no la misma que se presenta
con otra cara
y de nuevo,
para agitar nuestra vigilia.

 

 
Bordes

La Razón puede tener muy en claro la consistencia
de ciertas cosas y la índole de muchos de nuestros asuntos.
Pero, créanme que en lo que hace a las Subjetividades,
nada de esto quita que en estos bordes,
aquellas fronteras y esos otros pliegues no tan lejanos..
…a la Razón la acometan la Vacilación y la Duda
acerca de sus propios pasos,
y puede que hasta retroceda de espanto ante algunas cosas,
aunque sepa de memoria
que son inexistentes, imposibles o inauditas.
Pero aún así sucede…que ante eso que seguro
a uno no puede ocurrirle…
…nos estremezcan molestos titubeos
o inexplicables escalofríos…
Unos que tienen capacidad de sobra
para hacer vacilar
muchos  presupuestos seguros
y  más de una de nuestras certezas cotidianas.




Una palabrería innecesaria

No tuvo peor idea que la de empezar a dar
ejemplos redundantes
de eso tan singular ,  ligado a su deseo.
Entonces todo empezó a deshilvanarse
con cada ejemplo que él ponía,
en su estéril y ridícula pretensión
de pretender explicar cada detalle,
con  abundante retórica y estéril palabrería.
Es que tanta profusión de isomorfismos
y  multiplicación de equivalencias…
…parecían cumplir aquel mandato inconsciente.
que  lo obligaba
a tomar distancia hasta volver tenue y anodino..
…cualquier cosa que pudiera despertar
siquiera la sospecha,
de ser un deseo propio y genuino.

Ese día.

Ese día, no sabía por qué ni cómo explicarlo,
lo encaró con entusiasmo y hasta divertido.
Actitud extraña para él
en los últimos tiempos, sacudido por las pérdidas
y atormentado por el minucioso trabajo en que se le habían
empeñado  el desgano,la parsimonia y la costumbre.
Como quiera que fuera y cualquiera que hayan sido los motivos,
ese día,se despertó diferente.
Pudo encontrar con más seguridad sus razones
y defender con más fuerza sus argumentos.
Entonces los sustantivos se le acomodaron de otra forma,
y todos sus verbos empezaron a sonar distinto.

El oír y la Escucha.

Está el oír propia de la interacción comunicativa,
a la que se supone en perfectas reciprocidades
de ida y vuelta, simétricas y sobre todo definidas
exclusivamente por posicionamientos enunciativos conscientes.
Pero con Freud,es preciso atender a una dimensión otra y distinta :
la de la escucha psicoanalítica.
Y aquí  ya no valen los espejos ni las pulcras mitades que van y que vienen,
en encajes duales.
Esta escucha es sensible al Inconsciente y le otorga un lugar de privilegio
al fallido, al desliz, al equívoco y aún a  la desmemoria.
También se esfuerza por capturar esos rastros que van dejando al pasar,
el Deseo, la Demanda y los Fantasmas.
Que saben muy bien cómo dar vuelta, imponerle saltos o bien
vacíos y cortes abruptos,
a todo eso que en apariencia, uno va diciendo interlocutivo,
mientras algún otro para la oreja ,
derechita y nada más que consciente.



Sus indecisiones exasperantes.

 

La excusa le sonó trabajosa, inverosímil y a destiempo.
Tal vez porque ya conocía demasiado
sus dudas timoratas , sus indecisiones exasperantes
y sus argumentos  patéticos.
Entonces a ella poco y nada podían sorprenderle.
La cosa no daba para más y se imponía el corte.
Pero en el momento preciso,
algo siempre la frenaba desde  adentro,
Entonces la Escena se repetía a sí misma,
con apariencia de fortuita y ajena…
…Él otra vez habla
y la involucra.
Ella lo deja pasar y guarda silencio…
Él otra vez actúa como si estuviera solo,
y a ella la compromete
de nuevo.



El límite y el reaseguro.
Mientras la Frontera haga de límite y reaseguro,
podamos sentir que está presente
y que funciona a su modo,
lo que se dice problemas,
parecer que no habrá ninguno.
Porque las cosas nos van quedando más o menos
verosímiles y claras.
Por ejemplo, nos damos perfecta cuenta
que lo bello, lo sublime y lo armonioso
está justito por este lado.
Y que lo inquietante, horrendo y tenebroso,
seguro que lo vamos a encontrar
a distancia segura,
mucho más lejos , por ahí  enfrente.
Pero créanme que las cosas se complican
en ciertos momentos,
en los que se nos aparecen como de la Nada,
unos Fantasmas.
Inefables y Furtivos.
Hábiles en atravesar los umbrales.
Y en andar desacomodando,
por un rato o para siempre,
aquello que teníamos para nuestros adentros,
como Frontera irrevocable,
 Limite estricto y
resguardo seguro.

Equívocos, deslices y acentuaciones inmerecidas.

Desajustes,equívocos, fallas de sintonía
entre las Palabras, los Fantasmas
y las Cosas.
Embrollos, deslices,desmesuras.
También disyunciones y estancamientos.
Deformaciones, desvíos y reversos.
Silenciamientos,acentuaciones inmerecidas
y complicidades mutuas.
Éstas (se me ocurre) ,son algunas de las cosas
que pasan , cada vez que el Inconsciente y la Razón
ensayan los avances,
 arman sus entreveros

y deslizan sus retornos.



Imposibles.
Ella se había acostumbrado a imprimir
tanta diferencia entre las Palabras que decía
y las Cosas y los hechos que en verdad producía,
que la final de cuentas,
su vida comenzó a llenársele de ilusiones vanas
y metas que se volvían cada vez más lejanas.
También había lugar
para un montón de promesas que se le iban acumulando,
referidas a imposibles  Futuros,
muy promisorios y de lo más felices.
Sólo que imprecisos de arriba a abajo
e indefinidos del todo.
Mientras tanto,
la Postergación , ante cada asunto,
no dejaba de pedirle siempre,
un poquito más de tiempo.
Y el Conformismo iba de lo más
tranquilo,
agarrado de la mano,
con el “mejor más adelante ,cuando esté mejor preparada
y sea  más oportuno “.
Mal barajadas.
Dice que las cosas le vinieron tan mal barajadas que se le ocurrió a modo de salida, crearse un especie de perímetro interno ,uno de uso exclusivo para darle rienda suelta a sus propias fantasías ,esperanzas,anhelos imposibles y devaneos.
También me dice que él tiene conciencia (porque no está delirando) de que eso no lo va a cambiar las cosas ni a transformar concretamente su modo de estar en la vida.
Pero que igual eso no le importa.Y que en fondo no le encuentra nada
recprochable a eso de tener un pequeño mundo propio dedicado exclusivamente a desplegar a su antojo y como mejor le plazca. Todo el repertorio de sucesos, historias, tramas y aventuras con desenlaces, casi siempre felices (y algunos no tanto), que lo tenían a él mismo como actor y protagonista casi excluyente.
Así ,me dice,no es que acceda a la felicidad completa. Pero por lo menos, la pasa bien y obtiene ese consuelo que la vida de verdaed le niega lo más que puede y le mezquina casi siempre.
El diario íntimo de un artista.
En su ensayo sobre Leonardo da Vinci,Freud
se detiene en un fragmento
 del diario íntimo que el  artista
escribía en segunda persona.
La prolija y minuciosa descripción de unas cuentas,
contrasta con la ausencia de toda referencia afectiva
ligada a la pérdida emocional más reciente.
Freud adjudica este comportamiento ,
 en apariencia incomprensible,
en términos de una compleja dinámica de desfiguración.
Esos números
escritos de manera febril y compulsiva,
en apariencia burdos y anodinos,
parecen expresar, sin embargo, intensos sentimientos
devenidos inconscientes
por un meticuloso trabajo de la Represión.
Entonces , un apego afectivo entrañable,
resultó transformado
y degradado a unos “desempeños nimios y
aún ridículos”.
La añoranza y el dolor por la pérdida
resultaron desfigurados y reducidos
a una extraña e impasible compulsión
ligada al cálculo numérico.
Disfraces.
Sin un poquito de disfraz,
algo de disimulo,
y uno que otro fragmento
que cubra un poco de este lado
y deje ver algo de ese otro..
…sin un gesto o alguna palabra que nos haga
una caricia,
aunque sea por un rato…
…créanme que la realidad cruda,
expuesta  brutal
adelante nuestro…
desprovista de algo capaz de intermediar,
 convocando la ilusión
o encendiendo el ensueño….
Nos resultaría de lo más tenebroso
el encuentro directo
 con la Cosa maciza e inexpugnable.
A la que no le importa en absoluto
convocar la pasión,el entendimiento
ni mucho menos el habla de ninguno.




Postergaciones

Cualquier toma de decisión que tiene que encarar es para ella
una interminable tortura, me dice.
Porque la enfrenta con algo que me describe como una sensación de estar al borde de un abismo, y sin escapatoria posible.
Para salir de esto tan horrendo, a ella se le ocurría siempre la misma salida. Que consistía en postergar el asunto, sin importar la intensidad,la forma o la importancia que ésta tuviera, me aclara.
De modo que siempre quedaba instalada en una posición entre paréntesis…como de “imagen congelada”…o bien de “puntos suspensivos …Me aclaró que yo podía elegir la metáfora que más me gustara. Pero que cualquiera que fuera el hecho iba a ser siempre el mismo :la postergación indefinida, como forma de evitar la decisión y el compromiso.
Los tiempos Segundos.
Eso que una Subjetividad se propone
ocultar por un lado
no deja de escurrirse y aparece  por algún otro.
La relación que existe entre esto que se muestra
y aquello otro que se oculta,
no es directa, clara ni sencilla.
Anda entre lo incierto y lo ambiguo.
Cuando algo resulta reprimido,
Aquí o allá…más lejos o más cerca
en el tiempo,
multiplicados y dispersos,
comienzan a aparecer unos relieves
que sirve de referencia y apoyatura
para encarar
los segundos tiempos
y los seguros retornos.
No dejan de desplazarse.
Freud aborda la Subjetividad humana,
en términos de un singular conglomerado de
heterogeneidad y diversidad.
Por ejemplo, no es posible
establecer equivalencias
 entre las posiciones simbólicas
con las que nos identificamos ,
(más o menos estables, predecibles y seguras)
…y los marcos fantasmáticos
 que no dejan
de desplazarse
según sus formas y sus modos.
Razones  y sin sentidos.
En lo que hace a las Subjetividades,
si por algún lado encuentran razones estables,
tengan por seguro que en algún otro se van a
topar con el sin sentido de lo incierto.
Porque en el anverso de la lógica conciente
elaborada con las mas precisas arquitecturas,
habita una trama inconsciente
tallada por el Deseo
y que habita la geografía de la Cosa y la Libido.
Por ahí cerquita los Fantasmas delinean sus compases.
Esto abre el camino a la incertidumbre,
deja lugar a la inconsistencia
y no cesa de cambiar de lugar
el blanco, para hacernos fallar
nuestro empeñoso, irreprochable
y razonable intento.
Escenas , tramas y desenlaces.
Para quién, de qué modo, y por cuáles motivos,
estamos montando esta Escena
que no se cansa de distribuir
Deseos, argumentos,tramas , emociones y Fantasmas ?
Quíen es ese que ahora está arriesgando una Mirada imposible,
que pretende abarcarlo y dar cuenta de todo ?
Alguien puede decirme alguna cosa acerca de las Memorias,
los olvidos y las postergaciones ?.
O bien sugerirme algún indicio  que pueda orientarme
acerca de las ilusiones,las angustias y las ansias ,
que están puestas en juego
para tejer la trama
y apurar el desenlace ?
Gestos y murmullos que no llegaron a ser Palabra.
Conozco anhelos que juegan toda su suerte
visitando memorias que ya todos daban por perdidas.
Evocando aquellas hazañas que nunca existieron…
…o  alentando gestos o murmullos
que nunca pudieron llegar a ser palabras…
..anhelos imposibles
que no claudican,
con esa mezcla de apuro, vacilación y tumulto,
que tiene
el inesperado encuentro con lo inseguro
y con lo incierto.
Bordes, cruces y anversos.
En cada ocasión en la que nos pasa algo puntual,
es casi seguro que captemos
de inmediato, el impacto que tiene en nosotros.
También es muy posible que nos demos cuenta acerca de algunos de sus sentidos
y aún de  los ecos y las resonancias emotivas que
puedan despertarnos.
Quizás hasta suceda que tomemos cierta conciencia
en cuanto a que este color y ese brillo de ahora,
puedan ser capaces de avivar alguna que otra
textura áspera o suave de antes.
Todo esto que les digo
puede sucedernos sin duda.
Pero tan seguro como ello,
es que no tengamos noción ni idea remota
acerca de los cruces, los bordes, los anversos,
los sentidos inconexos y hasta las paradojas incontables,
con las que este hecho empírico y concreto,
podrá sr disfrazado, encubierto, vuelto invisible
o aún exaltado,
un poco más adelante
en el tiempo.
Se repiten como algo novedoso.
Existen momentos cotidianos (nada del otro mundo),
en los que nuestra propia subjetividad
puede verse envuelta en remolinos inestables,
dudas inesperadas,
o emociones que no dejan de contradecirse
unas con otras.
En este sentido, puedo mencionarles
unos curiosos asuntos que se repiten a sí mismos,
y se  presentan como si fueran algo de lo más novedoso…
…o bien variaciones simétricas de algunos hechos
que quedaron inacabados
y permanecieron sin forma.
Tal vez Escenas que en su momento transcurrieron
llenas se sopor y monotonía,
y que ahora se nos presentan como si hubieran sido
de lo más divertidas y sonrientes…
..También se me ocurren tramas y personajes ingratos
que nos decepcionaron tantas veces
con  sus comportamientos esquivos
y  dichos falsos,
que pueden aparecer de pronto ,
con los semblantes esquivos y  esos dichos inciertos
que no dejan de despertarnos
las sospechas y las dudas
para nuestros adentros.
Inhibiciones.
“Si la vida fuera una lógica deductiva, (me dice), yo podría decir que estoy situado en un punto en el que hacer deducciones ya me resulta imposible”. Ni qué decir acerca de imaginar alguna hipótesis o arrimar una inferencia.Me aseguraba que no le salía nada de nada.
Y que entonces su idea era que yo debía cumplir esa función pensante de la que él, por el momento sentía que carecía en absoluto.
Atribuía su falta de inventíva e inhibición para el encare y el apronte, a una historia de fracasos económicos , pérdidas y duelos afectivos que se le fueron sumando, uno atrás del otro en los últimos años. Y que habían logrado esto. Dejarlo sin ideas, sin fuerzas y desprovisto de  ganas, que no dejaba de dar por supuestas y transferirlas en cada ocasión que podía , a las otras personas.
Podía captarlos como al vuelo.
Por obra de algún mandato interno,
que le venía vaya a saber uno de
qué tiempo y de dónde,
sentía que no había venido a este mundo sólo
para pasarla  bien, mansito ni tranquilo.
Entonces, en muchas cosas y asuntos  que otros
ponderaban y consideraban tan lindos,
de algún modo,que yo no sabría cómo explicarles del todo,
él podia captar en la piel y como al vuelo,
la doble intención,
y el cálculo frío.
También el compromiso mentiroso.
Y el engaño traicionero que andaba circulando
y adormeciendo a los otros.
El territorio inaudito.
En el Inconsciente, las cosas conviven
en segundos simultáneos y en espacios
yuxtapuestos o pegados unos junto a otros.
Ahí se lo desconoce al tiempo como secuencias
y se ignoran las geografías como distancias.
Entonces,esto que ahora se muestra,
puede que sea sólo un fragmento
de alguna cosa pequeña e importante,
que expresa las derivas
del Deseo y la Libido.
Se multipican las Escenas
que no saben sino existir como racimo,
fluctuación o inquietante remolino.
Que sólo de tanto en tanto
consienten la calma y el segmento provisorio.
Inconsciente.
Territorio otro e inaudito.
Hecho de relieves tallados en épocas tempranas,
en furiosas cadencias con otros.
Que desconocen la postergación
y nada saben acerca
de las demoras de la Razón
y los intervalos de la Memoria.
En medio del laberinto.
Me dice que desde hace un tiempo,comenzó a sentir su propia vida como un complicado laberinto, porque cualquiera fuera el lugar  en el espacio el tiempo, en donde estuviera ubicado, su sensación era la misma : estar frente a una maraña de caninos que se entrecruzaban. En esos presentes absolutos, no tenía  la menor idea acerca de cual seguía derecho, cuál era el que en algún punto doblaba, y qué otro terminaba sin  avisarle del modo más cortante y abrupto.
El asunto era que él no se sentía un observador frío ni prescindente.
Porque un mandato ciego e imperativo, que le venía de adentro, le exigía eso que para él resultaba imposible : tomar la decisión correcta en medio de todo ese laberinto.
La culpa inconsciente.
Para la Conciencia
no había hecho nada reprochable
y era del todo inocente,
Pero lo culpa inconsciente
ligada a lo reprimido,
ya había dado su veredicto.
Y era irrevocable.
La voz interna
(esa que habla en forma de mandato),
no dejaba de repiquetearle por adentro,
que era una persona malévola,ruin y
malintencionada . Y si dudas culpable.
Porque captaba lo más bien
los deseos inconfesables
 ya incapaces de palabra.
Entonces desde el auto-tormento,
era sin dudas culpable
de cualquier cosa
que anduviera por ahí dando vuelta.
Porque todos los caminos y recovecos internos,
no hacían sino conducir a lo mismo.
Él era, (no había lugar para la duda),
el único culpable de este asunto
o de aquél otro.
Por acción directa, omisión, incompetencia,
o simple descuido.
Para la protesta no había lugar ninguno.
Poco y nada le importaba a esa voz implacable,
Culpable de todas las culpas.
Digno merecedor del desconsuelo, la desazón
y el auto-tormento.
De lo más amigable.
Hablaba con un tono pausado y de lo más amiglable
Poniendo mucho cuidado en respetar las pausas,
marcar las acentuaciones
y sostener firmes los tonos.
En esto nada podía uno reprocharle…
..pero  al afinar el oído
uno se daba cuenta que en el fondo,
estaba suavizando las cosas,
para no decirlas de corrido,
ni mostrarlas a todas juntas de un saque.
Porque entre esas formas y esos modos
tan cuidadosos ,
desplegaba unos contenidos  tenebrosos.
Unos que de sólo estar cerca, daban miedo.
Y uno no podía  menos que aterrarse,
ante tanta cosa horripilante
que este personaje desparramaba.
Pero dicho todo suavecito
y cuidando siempre los modos.
Ráfagas fugaces.
Existen momentos  (yo no podría precisarlos)
en los que nos inunda una mezcla hecha de
percepción irrevocable,palabra incierta
y emoción entrañable.
Son ráfagas fugaces (nada del otro mundo),
de las que se nos aparecen una sola vez
y sin vueltas.
Quiero decir , que no aceptan el retoque
ni tienen por costumbre
darle lugar al arrepentimiento.
Entonces se les hace sencillo
abrirse camino por adentro nuestro.
Repitiéndose en un lado como obsesión,
reverdeciendo en otro como historia
o bien languideciendo
allá lejos como lamento.
Una suma de dudas y enigmas.
Ella me dice que las cosas se le hacen del todo difíciles cuando en lugar de ir sumando logros y certezas, empezó a sentir
que lo único que le  sumaba a su vida eran enigmas y dudas de toda clase.
Porque  en su caso, me explicaba, la incertidumbre no se limitaba a éste o a aquél otro asunto, sino que se extendía también a los que estaban al lado.Y por si fuera poco, al cabo de un tiempo, empezaban a contagiarle de preocupación y de sospecha , muchas cosas que ella tenía por probadas y seguras.
Ahí fue que decidió pedir ayuda, me dijo, porque la invadió el pánico de que su vida e incluso su nombre pudieran terminar siendo un inmenso signo de pregunta.
Hasta el último detalle.
Su Deseo era conocer hasta el último detalle
de pies a cabeza,
y de  un costado al otro…como si estuviera mirando con
una poderosa lente de aumento.
Las cosas se fueron acelerando de tal modo, que terminó haciendo agua y se vio desbordado por los hechos.
Entonces resultaron en vano
todos sus esfuerzos concientes
para manejar el devenir de las cosas.
Porque todo se hizo vértigo. Y aparecieron las furias
y las discordias.
Los bordes imprevistos y las fracturas insólitas.
Allí donde la razón no esperaba sino acuerdo, camino llano o
unánime consenso.
Sin contar con esas voces sueltas
que no podían atribuirse a ningún enunciador
que estuviera a la vista.

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario

newspaper templates - theme rewards