Desprovisto de nombre, incapaz de sentido.

Escrito por Eduardo M Romano el 3 junio, 2018

Las cosas comenzaban de una manera casual,

como ese discurrir que surge espontáneo,

y uno no tiene más que dejarse llevar
por sus diferentes derivas.
Mientras una escena sigue a la otra,
queda bien clarito, para todo el mundo,
que todo lo que está sucediendo,
transcurre ahí afuera.
Pero de pronto, algo inesperado y ambiguo,
toca algo íntimo y propio.
Tal vez a causa de esta frase inesperada,
o esa palabra esquiva  pronunciada a destiempo…
..o quizás aquél gesto inadvertido ,
que echa por tierra todo lo otro..
Entonces sí. Nos inunda un torrente de sentimientos encontrados…,
…circunstancias que ni siquiera nos atrevemos a imaginar…el enfrentamiento
victorioso frente a ese personaje obsceno y poderoso
que se complace en menoscabarnos…sin olvidar esa clase de alivio,
que acostumbra venir desde lo más profundo.En parte genuino desahogo,
y en parte lícita revancha,
de tanto sentimiento desprovisto de nombre
e incapaz de sentido

…»El espectador vivencia demasiado poco…se siente como «un mísero deshecho a quien no puede pasarle nada». Ha tiempo ahogó su orgullo, que situaba al yo en el centro del mundo…querría sentir, obrar y crearlo todo a su albedrío,en suma, ser un héroe. Y el autor-actor del drama se lo posibilitan, permitiéndole la identificación con un héroe .»

(S.Freud.» Personajes psicopáticos en el teatro». O.C.)

65 Vistas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

facebook

Twitter

WhatsApp

e-mail

Linkedin

Google+

Buffer

Digg

Reddit

StumbleUpon

Tumblr

Imprimir