El destino de una penumbra.

Escrito por Eduardo M Romano el . Posteado en Para Leer, Textos & Letras

 

A duras penas podía pronunciar las palabras
y llegar a completar las frases.
En ese momento , me dijo que esa pérdida amorosa,
según él, injustificada e inexplicable,
había sido terrible.
Pero aún así, iba a hacer el intento.
Su voz empezaba escuchándose clara y consistente.
Pero a medida que avanzaba ,
se iba deshilvanando.
Como si una especie de freno
lo fuera enlenteciendo, hasta hacer apenas audibles,
las quejas y los autorreproches.
A partir de la ruptura, su vínculos, intereses
y contactos con el mundo,
se habían ido reduciendo, a tal punto , que sentía
que toda su vida ya funcionaba como en piloto automático.
De modo que cada día empezaba con este hábito consabido
y seguía de manera mecánica
con éste que estaba al lado
y con aquél otro que también venía junto.
Comenzó a evitar a las personas que sentía afectivamente
más alejadas y con poca capacidad para entenderlo.
El problema es que al poco tiempo,
los más cercanos, también fueron cayendo en la volteada.
Decía que le faltaba la fuerza física para empezar ésto
o terminar aquéllo otro, que había dejado pendiente.
Su estado de repliegue, saltaba a la vista para él y para todo el mundo.
Y cada uno de los deseos que antes lo animaban,
habían seguido el destino de una penumbra,
que sentía “aplastante”…”sin salida” …”definitoria”.
” El objeto tal vez no está realmente muerto, pero se perdió como objeto de amor…sabe a quien se perdió , pero no lo que perdió en él..” ..” en el duelo el mundo se ha hecho pobre y vacío, en la melancolía , eso le ocurre al yo mismo”.
(S.Freud. ” Duelo y melancolía ” O.C.)

 

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario

newspaper templates - theme rewards