El Dialecto.

Escrito por Eduardo M Romano el 27 diciembre, 2013

Si  él hubiera sabido

de qué clase

y de cuál índole,

era aquel Dialecto

que tenía que saber

para poder invocarla  y que ella se diera cuenta…

…créanme que se lo hubiera aprendido

de memoria, letra por letra…

respetando sus lagunas y poniendo

todo el énfasis que fuera necesario

y viniera al caso,

en cada una de sus pausas y

en aquello que fuera preciso decirlo en voz

alta.

También (estoy seguro ),

él iba a poner su mejor empeño

en los semblantes,

y en el hecno de respetarles su lugar

a cada sustantivo

verbo y adjetivo

que tuvieran que ver en el asunto

y que vinieran a cuento…

…en ése que para él,

no era sino

un desconocido Dialecto…

Y si por una de esas casualidades,

alguien que no conocía,

fuera capaz de darle alguna clase

de indicio,

o marca que ella hubiera dejado al

pasar y al descuido….él iba a salir corriendo tras ella.

No le importaba en absoluto que fuera

una huella insegura,

ni que estuviera en algún lugar  remoto…

Porque si acaso existía y tenía algo que ver con ella,

él la iba a adoptar como su búsqueda más íntima

y propia…

La transformaría al instante

en su refugio más entrañable

y en su habla nativa.

No iban a poder asustarlo

el trabajo ni el tiempo que pudiera llevarle.

Créanme que estaba dispuesto

a correr de lugar

cada una de sus costumbres

y a desmontar una por una  a las letras….

remontando río arriba….

hasta llegar a esa comarca

que todos conocimos en nuestra época temprana…

…una en la que los sentidos primeros,

parecían prescindir de la estricta Razón y la  precisa Palabra.

 

 

 

 

 

 

 

102 Vistas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

facebook

Twitter

WhatsApp

e-mail

Linkedin

Google+

Buffer

Digg

Reddit

StumbleUpon

Tumblr

Imprimir