En qué lugar y en cuál momento.

Escrito por Eduardo M Romano el 21 junio, 2020

Consisten nada más que en unos instantes.
Los precisos y suficientes
como para darnos cuenta
que puede que salgan a nuestro encuentro
cierta clase de cosas
que intuimos que valen la pena.
Aunque ignoremos de dónde provienen,
cuáles serán sus motivos
ni hacia dónde podrán llevarnos.
En esos tiempos cortos,
que es lo que perduran,
la certeza es lo que menos importa.
Nos tiene sin cuidado si se nos presentan
nítidos o borrosos,
oscuros o un poco más claro,
derechos o enclenques.
Porque así como son,
fugaces, escurridizos e ignotos,
tienen la magia
de hacer tiempos
e instalarnos en otros espacios.
Así se las arreglan para hacerse un lugar
muy cerca nuestro.
Paradojal. Inasible.
Imposible tratar de verlos o intentar tocarlos.
Simplemente porque aún no existen.
Tal vez porque sólo estén hechos
para ser la ocasión de algún encuentro
o de uno que otro hallazgo.
Especialmente cuando el deseo arremete con más fuerza
y las cosas propias del azar y de la vida,
deciden en qué lugar
y en cuál momento.

166 Vistas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

facebook

Twitter

WhatsApp

e-mail

Linkedin

Google+

Buffer

Digg

Reddit

StumbleUpon

Tumblr

Imprimir