Enredado en sus afanes numéricos.

Escrito por Eduardo M Romano el 11 junio, 2022

Decía que acerca de eso,
estaba bien seguro y que nadie podía rebatirlo.
Lo concreto era lo concreto. Y lo decisivo
eran siempre los hechos.
No había discusión al respecto ni vuelta que darle.
Parecía habitar , casi por entero, en una realidad
objetivamente percibida. Y ponía todo el empeño
en que sus detallados cálculos de situación permanecieran libres
de toda «contaminación» afectiva o sospechosamente subjetiva.
Estaba seguro que ante la indiscutida relevancia de lo fáctico,
el mundo subjetivo, según él, no era más que un escollo
carente de toda importancia.
Estos eran los comienzos. Los recuerdo bien
porque aún estábamos muy lejos
de poder captar el profundo dolor
que derivaba de haber anulado
buena parte de su mundo interior.
Entonces, la insistente sensación de vacío
y esa vivencia sofocante (que no sabía a qué cosa atribuir),
de ser un objeto más entre los que circulan.
Así, enredada entre sus afanes numéricos
y sus cálculos interminables,
la pena transcurría sin nombre.
Y la angustia ,
en algún lugar,
aguardaba a su dueño.

93 Vistas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

facebook

Twitter

WhatsApp

e-mail

Linkedin

Google+

Buffer

Digg

Reddit

StumbleUpon

Tumblr

Imprimir