Esas apuestas necesarias.

Escrito por Eduardo M Romano el 30 mayo, 2021

Empeñoso cultor de las rutinas,
visto desde afuera daba la impresión
de ser una persona ´por demás sólida y consistente.
Claro que con el tiempo,
y visto más de cerca,
resultó que estas supuestas solidez y consistencia
tenían más que ver
con su identificacion con una especie de estatua imperativa,

guardiana de furiosos apegos y goces tempranos.

Absorbido por prácticas monocordes
había quedado adherido a un semblante
surcado por la monotonía
de lo mismo.

Una compleja trama inconsciente y reprimida

había hecho lo suyo, y no cesaba de entrometerse, a su modo,

en cada rincón , escena y detalle de su vida.

Para dejarlo, absolutamente huérfano de todo empuje deseante.

El singular, el único capaz de abrir el camino

para esa clase de apuestas necesarias
que nos surgen , imprevistas, de tanto en tanto.
Sin garantía
ni boleto de vuelta.
Apuestas por las que de pronto y sin tener en claro el por qué,

consentimos lo incierto.
Para hacer que eso que falta
deje de ser un límite infranqueable.
Para que a tientas y aún rodeados por murmullos y zozobras,

podamos renovar lo más propio , lo singular, lo nuestro.

113 Vistas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

facebook

Twitter

WhatsApp

e-mail

Linkedin

Google+

Buffer

Digg

Reddit

StumbleUpon

Tumblr

Imprimir