Ese arribo implacable.

Escrito por Eduardo M Romano el 30 junio, 2019

Cuando aparecían los primeros indicios
ya sabía de antemano
cómo es que iba a terminar el asunto.
Y no precisamente porque manejara un arte de magia,
ni algo parecido a un extravagante prodigio.
Simplemente había aprendido a reconocer en detalle,
a fuerza de la costumbre y el desencanto,
éste o aquél otro indicio
que anunciaban el arribo implacable
de eso que llama «su destino»,
y que según decía
se había empecinado
en arruinarle los mejores momentos de su vida.
Esa «maldita mala suerte «, que lo perseguía
para hacerle desaprovechar cada oportunidad para salir adelante.
Una especie de figura ingobernable,
sobre la que perjuraba
que no podían ejercer la menor influencia.
Repetía que estaba completamente seguro que tenía el poder de
de aparecerséle de improviso,
anónima y funesta,
para que todo le saliera al revés
y terminara por arruinaler la fiesta.
«…Hay gente que repite siempre en su vida sin corregirse,
las mismas reacciones en su propio detrimento,o que incluso parecen
perseguidos por un destino implacable, mientras que una investigación más
precisa enseña que ellos mismos se prepararon ese destino sin saberlo .»
(S.Freud. «Nuevas conferencias de introducción al Psicoanálisis «.O.C.)

 

 

 

45 Vistas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

facebook

Twitter

WhatsApp

e-mail

Linkedin

Google+

Buffer

Digg

Reddit

StumbleUpon

Tumblr

Imprimir