Esos acentos que parecían tan certeros.

Escrito por Eduardo M Romano el 24 agosto, 2019

Todo había comenzado de un modo más que alentador.
Hasta podría decirse que promisorio.
Sentía que las expectativas por el tratamiento analítico
que iba a encarar, no podían ser mejores.
Buena predisposición , excelentes referencias,abundantes lecturas freudianas,
y tantos comentarios que había ido escuchando de personas
más allegadas que le merecían la mayor de las confianzas.
No había lugar para la duda.
Todo iba a deslizarse sobre ruedas.
Así de simple y sencillo.
Y venía nomás resultando de esa forma,
hasta que comenzaron a aparecer ciertas relaciones y preguntas,
que agitaban y contradecían muchos acentos y convicciones.
Y añadían un tono de sospecha
a esto otro dado por cierto y por seguro.
Ni qué decir de esos acentos
que parecían tan certeros
pero que en verdad correspondían a otra parte.
A esto habían que sumarle,
unas consideraciones incómodas e inoportunas
que mostraban el lado oscuro
de muchas actitudes propias
y hacían más evidente
que existían muchos otros bordes,
en aquello que sólo parecía tener uno solo.
«…Se suele atribuir elevado valor a la expectativa con la que el paciente enfrenta el nuevo tratamiento……En realidad, esta actitud tiene un valor harto escaso. Su confianza o desconfianza provisionales apenas cuentan frente a las resistencias internas que mantienen anclada a la neurosis…(entonces)Uno se prepara para que su previa toma de partido favorable se haga pedazos a la primera dificultad que surja en el tratamiento.» (S.Freud.»Sobre la iniciación del tratamiento».O.C.)

373 Vistas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

facebook

Twitter

WhatsApp

e-mail

Linkedin

Google+

Buffer

Digg

Reddit

StumbleUpon

Tumblr

Imprimir