Esos detalles por los cuales nadie lo conoce.

Escrito por Eduardo M Romano el . Posteado en Para Leer, Textos & Letras

 

Primero fue el tiempo de la indiferencia.
Más tarde el del repudio y el fastidio,
por cada una de las cosas, que iba descubiendo.
El ataque, el descrédito y el irónico rechazo,
fueron moneda corriente.
Nada de eso apagaron su ímpetu y su convicción
por seguir adelante.
Es que una verdad inédita y esquiva estaba en juego.
Esa que otros habían tenido frente a sus propias narices
y la habían dejado escapar
como si nada.
En el camino, la indiferencia propia de los comienzos,
hizo un cuioso viraje hacia una atención maliciosa.
Fue preciso proteger más que nunca los sucesivos descubrimientos
extraídos de la experiencia clínica.
Pero resguardando la discreción para proteger en extremo
la privacidad del otro.
Eran descubrimentos que causaban escozor y encendían las más enconadas resistencias.
Poque ponían en jaque
tantas supuestas certezas
y narcisismos propios.
“…Y esta última circunstancia produce una situación paradógica, pues es más posible dar a publicidad los secretos más íntimos de un paciente, por los cuales nadie lo conoce, que los detalles más evidentes y triviales de su persona, notorios para todo el mundo y que lo harian identificable.” (S. Feud. ” A proósito de un caso de neurosis obsesiva ” O.C:)

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario

newspaper templates - theme rewards