Estaba cambiando.

Escrito por Eduardo M Romano el 29 noviembre, 2013

 

 En qué  momento exacto no me lo pregunten,

porque no sabría decírselos ,pero de lo que sí estoy bien seguro

es que ella estaba cambiando,

y que ya ahora , a muchas cosas y asuntos,

los  sentía y pensaba  muy diferente,

Por ejemplo, ahora , todo lo que oliera a

“aquí no ha pasado nada”, para no dejar mal jamás mal el maltrato de otro…

…o bien que tuviera aspecto de postergación indecisa,autosacrificio mecánico  o disculpa apresurada…

créanme que ya casi que no tenían lugar dentro de ella…

…ni encontraban  el camino tan fácil ni  la puerta

siempre abierta ,

como le pasaba antes a ella.

El auto- reproche continuo, el hacerse cargo de todo,

y eso de andar asumiendo la culpa, primero,antes que nada y por las dudas…

… y créanme que ahora les estoy  sólo  a algunas de  aquellas cosas

horribles en las que a ella la habían educado de un modo tan empecinado como estricto

desde  chiquita..sin darle lugar a la objeción ni a la protesta…

..yo no podría asegurarles que ya se le habían ido del todo

ni por completo,

ni así nomás de un momento para el otro…pero lo que sí puedo decirles, es que lo estaba encarando de lo más comprometida .

Con decirles que ahora, muchas de estas cosas, ya habían empezado

a perder el poder y la eficacia

que antes tenían dentro, sin que pudiera hacer nada para frenarlas. …Bueno, ahora eran mucho  más tenues…y su radio de acción

y de influencia,bastante más modesto .

Y ni qué decirles en lo que hace al capítulo de los desplantes, los malos modos  y los destratos,

en cualesquiera de sus grados, envases ,proporciones y  formas…

Esos sí, que ya no se los toleraba

a nadie.

Y cada vez que fuera preciso pararle el carrito a éste

o ponerle los puntos sobre las íes a aquél otro…lo nuevo

que  le estaba pasando ahora,

era que ella ya no se sentía la obligación

de tener que recorrer primero

para pedir permiso,(como una de las tantas caras que puede

tener el sometimiento )

esos inútiles pasillos de adentro….para después tener que terminar

llenando,uno tras otro,

interminables formularios internos ,  repletos de letra

chica y  auto engaño.

Porque ahora, todas estas cosa que les estoy contando

, a ella le salían

espontáneas y sin freno posible.

Quiero decir, Impostergables ,

como toda convicción  genuina,

que a uno  le sale justa y de adentro,

y que no ya existe  quién pueda interponerse,

para ponerle freno.

 

 

 

 

 

 

 

299 Vistas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

facebook

Twitter

WhatsApp

e-mail

Linkedin

Google+

Buffer

Digg

Reddit

StumbleUpon

Tumblr

Imprimir