La Lógca Subjetiva de la Inquietud y el Misterio

Escrito por Eduardo M Romano el . Posteado en Para Leer, Uncategorized

      No hay correspondencia comunicacional Se bifurcan, sectorizan y yuxtaponen      Acerca de la lógica subjetiva de la inquietud y el misterio´ En ella, los encuentros accidentales son claves; revelan nuestra condición de seres frágiles e incompletos .Tiran abajo nuestra omnipotencia . Existe para recordarnos que es mentira que podamos controlarlo todo. Y esto no lo dice uno , lo dicen muchos, porque es una producción social y colectiva. Aunque también habite en nosotros otra lógica que sustente todo lo contrario. Lo cierto es que en esta peculiar significación  colectiva de la incertidumbre y la angustia, es capaz de producir  en nosotros (porque la hemos internalizado de muy pequeños, en tanto miembros de un grupo social), ciertos momentos de vacío , en el devenir del tiempo y en la disposición de los espacios cotidianos. Estos resultan rápidamente “llenados” por objetos y situaciones comunes que tienden a cambar de signo , y entonces se nos vuelven inciertas, tenebrosas e incontrolables. El lugar vacío puede tomar cualquier  forma. Una vez que estamos metidos en ella, nos resulta imposible hablar en forma objetiva, ”desde afuera” de la angustia y el miedo , porque nos sentimos siente comprometido  “hasta las manos“. Objetos y contextos triviales pueden adquirir de este modo, un valor imaginario tan pintoresco como alarmante. Imaginarios y lógicas forman una composición provisional de elementos heterogéneos, sentidos, emociones , pensamientos, estados de ánimo e intensidades. Se bifurcan , entrecruzan, diversifican , sectorizan, reorientan ,se yuxtaponen , se interfieren, se potencian , pero siempre en fragmento, nunca con la bella forma y la panza llena de la totalidad. Interacciones sin conexión genuina, intercambios de “data” carentes de compromiso y apuesta emocional. Hace falta insistir en que es urgente ocuparnos de nuestras subjetividades?Los imaginarios inconscientes y sus lógicas rompen con toda idea de reciprocidad , equivalencia o simetría comunicativa . No hay un cincuenta por ciento que cada interlocutor reparte equitativamente según las leyes de la cortesía . Las cosas se hacen mucho más complicadas que eso desde que se entrometen las narrativas pasionales y sus historias intrincadas. No hay en la comunicación humana ninguna posibilidad de encajes prefectos entre la enunciación y la interpretación, porque entre el “Emisor “ y el “Receptor” caracterizados por la teoría de la Comunicación, no está sólo el canal de transmisión por el que circulan los mensajes. También están los imaginarios y sus lógicas narrativas, ésas a las que nunca dejamos de tejer, incansables y tenaces, con los demás .

 
 
Vivir en alerta

Se queja de una vida llena de inhibiciones y angustias. Dice que camina por las calles de la ciudad en estado de “alerta”.Su extravagantes forma de caminar, mientras realiza meticulosos “barridos” de ciento ochenta grados con su mirada, llama la atención de los demás, que no tardan en fijar la mirada en él; esto no hace más que incrementar su estado de alerta y ansiedad. Entonces dice que se confunde , que empieza a cometer torpezas con las manos y a equivocarse con las palabras cuando intenta hablar.  Todo él se transforma en pura desorientación y taquicardia.

Una producción social que imagina lo otro y diferente

Como todas las otras, que forman una diversidad y multiplicidad indefinida, la de la incertidumbre y el misterio es también una construcción colectiva, histórica y social. Ningún individuo aislado sería capaz de producir siquiera un mínimo fragmento de ella.En este caso, se trata de un imaginario social que trabaja el sentido múltiple, polifónico y ambiguo, de “lo otro” y “ lo diferente”, que cada individuo de una misma comunidad apropia y singulariza (un poco como puede  ,otro tanto como lo dejan, y sólo un poquito como quiere)de este tesoro cultural y colectivo.


Ese tentador objeto de deseo
Dice que hay días en los que se levanta y le agarran esas ganas de comprar cosas. Lo que sea…,cafeteras, cámaras digitales, ropa….no importa que ya tenga y que ahora esté ajustado de plata , y que las tarjetas de crédito estén muy sobrecargadas. En esos días que se repiten desde hace años, nada importa más que ir al shopping y comprar. Comprar mucho y sin parar, cosas que no le hacen falta, cosas inútiles que guarda en los placards y después se las olvida. Sencillamente no puede parar aunque sabe muy bien que después vienen los reproches y los insultos de ella. Igual no puede dejar de comprar. Porque lo que pueda ocurrir después, no es importante para él en esos momentos de ilusión. Eso es lo que nadie entiende. Para él , todo el goce se concentraba en el instante de la compra. “loco, egoísta, imprevisor, insaciable”, le grita ella. Pero no hay nada que hacer . El encanto de la compra no deja, curiosamente, de seducirlo.
 
Lógicas e imaginarios son paradojales, azarosos, antojadizos, mutantes ; tienden al mestizaje y si se combinan son capaces de producir híbridos. Entonces los soplos pueden dar vida, las palabras pueden palpitar y las letras despedir olores .En una hibridación subjetiva, la lluvia y el sol pueden hacer juego con el gemido de dos amantes y el sigilo de un miedo que acecha. Incompletas y fragmentadas, fugaces y provisorias. las lógicas subjetivas no forman árboles sino rizomas. Son un entretejido sinfín de lo provisorio. Se dan a ver , sentir, y pensar en las superficies sociales .Son insistencias de lo inacabado.
 
 
 

Un entretejido sinfín de lo provisorio

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario

newspaper templates - theme rewards