La propia imagen.

Escrito por Eduardo M Romano el . Posteado en Para Leer, Textos & Letras

Uno nunca llega a estar seguro
que esa clase de imágenes
(ésas que de tanto en tanto se nos remueven obstinadas,
como si quisieran ser recuerdos)…
…corresponden o no a la exactitud concreta
de los hechos.
Porque mezclan cuerpos,miradas entrecortadas
y murmullos.

No se sabe hasta dónde se estira lo de uno

y en qué lugar empieza lo de otro.
Demasiados murmullos
que se quedan en eso,
porque no tienen la posibilidad
de llegar a ser palabra.
Eso sí,imágenes , aunque en fragmento,
siempre hay de sobra.
Nítidas, borrosas, inéditas o repetidas.
Las hay directas e indudables.
Estas son las que acuden decididas y mirando de frente.
Pero también están las que llegan mucho más tenues y más lento.
Porque no encaran directamente el asunto,
y les gusta entretenerse
y perder el tiempo.
Como quiera que sea,
unas y otras están hechas
para dar el amparo necesario
y la ilusión imprescindible,
para que aparezcan
esos presentes entrañables,
en los que todo parece ser
embriagadamente cierto..
“…Lo que el sujeto encuentra en el otro es ante todo una serie de planos ambivalentes, de alteraciones de su deseo.Si digo dos cuerpos quiero decir simplemente que lo que yo veo constituido ya sea en el otro, ya sea en mi propia imagen en el espejo,es lo que yo no soy…y lo que está más allá de mí…( J.Lacan ” El Yo en la teoría de Freud “.Seminario II )

 

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario

newspaper templates - theme rewards