Las Certezas Cotidianas y los Imaginarios ,segunda parte

Escrito por Eduardo M Romano el . Posteado en Para Leer, Uncategorized

La supuesta interioridad individual
No conocí a nadie que viviera solo y exclusivamente en una supuesta interioridad individual. La subjetividad implica coexistencia e interacción con otras personas. Difícil, contradictoria, sublime y penosa coexistencia.
En tanto personas, todos tenemos una forma de ser y de estar dialógica. No existimos si no es con los otros y entre los otros.

 
 
 

Diálogos en silencioA veces nos sorprendemos hablando para nosotros mismos. Seguro que estamos metidos en el desarrollo de alguna historia mínima (en su comienzo, desarrollo o culminación). Nos sorprendería saber hasta qué punto estamos hechos de esos retazos de historias pequeñas ! Estas a su vez son la superficie de todo un entrevero de imaginarios y lógicas ,muy activas , pero que oficialmente ( quiero decir, a nivel conciente) desconocemos.
En ellas resuenan nuestras esperanzas, dudas, motivaciones y flaquezas.
  
Esa vana pretensión
Empecinados como estamos en permanecer iguales a nosotros mismos, no hacemos más que aumentar nuestra ignorancia acerca de todas las vidas posibles que nos atraviesan, como ahora, en este preciso momento.
 
 
 
Frizzados
Auto-identificarse, buscar la afanosa igualdad en uno mismo y en los demás , es lo mismo que congelarse, guardarse en un freezer , ahuyentando a
Los otros y postergándolo todo para ese momento mas oportuno, para ese momento que nunca llega

Potpurrí
Nuestra condición humana acostumbra expresarse como derivas, corrientes, ráfagas, cascadas de sentidos, emociones, intensidades, estados de ánimo, visiones de mundo y sensibilidades
Una lógica subjetiva, que es uno de sus fragmentos no es sólo lenguaje, porque lo desborda por todos lados.

Murmullo de latencias
Una abrumadora mayoría de las corrientes subjetivas no consigue hacerse escuchar , no toma la palabra ni adquiere hegemonía. Solo de vez en cuando entra en alguna combinatorio con otras y forma aquello que me gusta llamar un “vórtice subjetivo”, una especie de consistencia fugaz cuyo destino es extinguirse para ser desplazada por otra. Esta multiplicidad subjetiva que no accede a la consciencia, forma una especie de estado de ánimo, un murmullos de latencias
 
No se las ve cuando actúan
A estos bucles narrativo emocionales que se estructuran como lógicas, no se las observa en forma directa. A lo sumo uno puede inferir que han estado allí, una vez que ya se han ido y que han hecho lo suyo .Es que están ligados a hechos cotidianos que se nos presentan una única vez, aunque la conciencia nos haga sentir que vivimos en una impasible continuidad.
 
 
Lo bueno no dura
Cada vez que consigue algo buen en el ámbito que sea, le pasa lo mismo : tiene miedo de perder lo que con tanto esfuerzo consiguió. No lo puede controlar. Es algo automático. Consigue algo bueno y enseguida siente que lo puede perder. Al punto que a veces prefiere que no le pase nada bueno, por lo que sabe que le viene después. A él lo bueno siempre le pasa la factura. Y entonces el esta seguro que se va a caer y que se va a pegar un porrazo. Y que va a tener que empezar todo de nuevo
Anticipa su propio tropiezo. Y no es chiste, porque piensa que se cae, que se cae y termina tirado nomás!

Hibridas y Mestizas
Una narrativa pasional puede ejercer hegemonía momentánea y transitoria sobre otras; o bien puede derivar en yuxtaposiciones; también son capaces de producir hibridaciones, mezclas y bricolages de los mas variados. Las logicas subjetivas tienen una particular inclinación por los mestizajes y las hibridaciones.
 
 
Sin palabras

Dice que sufre y no miente. Está sufriendo mucho. Pero lo que no dice, porque no lo sabe de manera consciente , y tampoco tiene por qué saberlo, es que al sufrir también se satisface. No a él directamente, sino a sus mandatos borrosos que no paran de plantearle exigencias imposibles.
Estas exigencias invisibles resultarían por lo menos insólitas, pintorescas, hasta aberrantes y ajenas al buen sentido y a las buenas costumbres, si acaso uno fuera consciente de ellas.
Sin embargo algo se satisface con ellas y aunque él o ella diga que está poco contento , igual alguien en él o en ella, se contenta. El o ella no sabe todo esto. Repito que no tiene por que saberlo. Entonces se queja. Es el modo que ha encontrado para sobrellevarse a sí mismo-a y a los demás.

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario

newspaper templates - theme rewards