Los sueños, vorágines que se agitan

Escrito por Eduardo M Romano el 11 noviembre, 2020

Soñar, esa práctica sigilosa
que articula, a su modo,
aventuras, retornos, anticipaciones y suspensos.
Caídas en abismos que parecen no tener final preciso.
Fantasmas propios, que aparecen casi siempre
disfrazados de alguna otra cosa,
para hacer sus incursiones nocturnas.
Imágenes que se conjugan
nada más que en tiempos presentes,

enhebrando insólitas metáforas con inciertas metonimias.
Jeroglíficos en los que la razón no puede ver otra cosa
que cerrojos
imposibles de ser burlados.
De nada sirve acudir a símbolos fijos
ni trajinar claves precisas.
Nuestros sueños son presentes vertiginosos,
vorágines que se agitan
y se bastan a sí mismas.
Con el despertar, poco y nada de ellos perdura,
como si algo extraño
se empeñara en obligarlos
a ser rápidamente, olvido y silencio.
Fatalmente egoístas.
Inseparables de cada quien,
con sus afanes , sus terrores, sus anhelos y su historia.
En fin…Soñar…
Ser soñado por otros.
Presentes
que despabilan
éste o aquél otro secreto
que guardamos en lo hondo.

Tan capaces de animar nuestros
más queridos dioses,
como de agitar
nuestros más temidos demonios.

521 Vistas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

facebook

Twitter

WhatsApp

e-mail

Linkedin

Google+

Buffer

Digg

Reddit

StumbleUpon

Tumblr

Imprimir