Memorias tempranas

Escrito por Eduardo M Romano el 12 abril, 2020

En algún lugar insabido,
a todos nos habitan esas memorias que no llevan nombre.
Memorias entrañables, forjadas en amparos
que saben cómo y cuándo aparecer en los momentos
en los que las cosas van bien

y sobretodo en aquellos otros en los que parece que todo se derrumba.
Memorias mutuas que cobijan,
hechas con un otro en los tiempos primeros.
Fueron modeladas con caricias, apegos,melodías y consuelos
y se mantienen vivas en lo más intimo de cada uno
siempre y cuando las llevemos a la luz
para ponerlas en juego con muchos otros.
Gestos y caricias, canturreos y regazos.
De a poco ,y casi sin proponérselo,nos fueron enseñando tantas cosas.
Por ejemplo, la confianza fundante y primera.
La que ayuda
a afrontar lo mejor que se pueda,
el desasosiego y la inquietud ante lo incierto.
Y a sostener el deseo y la esperanza ,
atentos y bien despiertos,
en medio del dolor y del tumulto.

293 Vistas

2 respuestas a “Memorias tempranas”

  1. Carla dice:

    Muy interesante el abordaje, lo relaciono a las primeras huellas de Freud que abarca lo arcaico, lo reprimido primariamente fundante del aparato psíquico. Lo que nunca fue simbolizado y se encuentra en el orden de la percepción.

    • Eduardo M Romano dice:

      Gracias Carla. Cabe añadir, que no fue simbolizado a nivel de la palabra, pero que el orden de la percepcion, ´si recibio una primera transformacion y quedó inscritpo como imagen temprana.Es lo que Freud, en la Carta 52 denomina «signo perceptivo «.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

facebook

Twitter

WhatsApp

e-mail

Linkedin

Google+

Buffer

Digg

Reddit

StumbleUpon

Tumblr

Imprimir