Nada de ecos propios.

Escrito por Eduardo M Romano el . Posteado en Para Leer, Textos & Letras

Estaba convencida de que lo suyo,
debía ser un problema orgánico,que aún no le habían descubierto.
Por más que todos los estudios dijeran lo contrario.
De modo que se la pasaba yendo de un lado al otro,
en busca de ese diagnóstico preciso
que se adaptara a su premisa.
Uno conciso, tabulado y correcto.
Que no perdiera el tiempo
ahondando en fantasías íntimas, ecos propios
ni sentidos esquivos que se conjugaran con otros.
No se cansaba de repetir
que el contenido de cada palabra,
era igualito a eso que decía en forma explícita.
Y que era inútil eso de andar buscando sentidos que no
podían verse a simple vista,deslices, conflictos internos ni
contrasentidos ocultos.
Con el correr de los años , se había convertido en
algo parecido a una furiosa empirista.
De modo, que todo su afán y su empeño
los había concentrado en la búsqueda de la causa orgánica,
que se le manifestaba,en forma de lo más inesperada y contradictoria,
en ésta o aquélla otra parte del cuerpo.
“…Uno mantiene la inferencia de que es forzoso que exista un proceso psíquico correspondiente ; pero además da crédito a la aseveración del enfermo, que desmiente ese proceso…(de modo que ) ” se encuentra en un particular estado anímico en que todas sus impresiones ni sus recuerdos se mantienen cohesionados en una entramadura única…”la gente poco a poco se acostumbró a deponer la sonrisa irónica que las enfermas de entonces estaban seguras de encontar…”
(S.Freud. ” Primeras publicaciones psicoanalíticas ” O.C.)

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario

newspaper templates - theme rewards