Para despabilar tanto anhelo adormecido.

Escrito por Eduardo M Romano el . Posteado en Para Leer, Textos & Letras

Aquel dia, tuvo la impresión de que algo
reprimido y mantenido bajo siete llaves
por afuera de la conciencia
se estaba haciedo notar de otro modo,
para tallar con más fuerza en el juego.
Como para despabilar tantos anhelos y sentimientos
que hacía ya uun buen rato, estaban adormecidos..
Tal como  le corresponde
a todo aquello
cuyo destino
no es otro que el de permanecer reprimido.
Pero si uno pasaba lista , (si quieren ,,objetivamente hablando),
a las interminables explicaciones concientes y a las palabras anodinas de siempre,

que se mordían la propia cola y daban vueltas y vueltas

sobre lo mismo de siempre,
enseguida se daba cuenta,
de que por ese lado,
poco y nada era lo que podía haber cambiado.
Si me preguntan, yo hasta les diría ,
que seguían teniendo
la misma apariencia ,gris, neutra,
y tan incapaz de rebeldía
que habían tenido siempre.
De modo que este empuje que sentía
para inventar sentidos nuevos
y atreverse a explorar lo incierto,
seguro que debía venir por algún  otro lado
y desde alguna otra parte.
Y pensar que todo empezó con eso trivial
que se fue desatando ..como quien no quiere la cosa..
…para enlazarse con ésto y aquéllo otro.
Fuera de protocolos y sin necesidad
de seguir al pie de la letra
las sugestinoes ni las intrucciones de nadie.
Y más aún ,
a pesar de todo eso,
ese día,
(no puedo olvidarme),
lo sentía poblado

como nunca antes,

de posibles invenciones y sentidos nuevos,
Claro que con las orejas bien afinadas
y con los ojos bien abiertos.
Porque  ya había aprendido de sobra
que eso

que apuntaba juso
a todo lo contrario,
así nomás,
no iba a resignarse .

 

 

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario

newspaper templates - theme rewards