Por esa calle, mejor no.

Escrito por Eduardo M Romano el . Posteado en Para Leer, Textos & Letras

 

No podía precisar con exactitud el comienzo.
Pero estaba segura , me dijo,
que cualquier cosa que haya sido,
casi que ni le había dado importancia.
La había dejado pasar.
Como a esas cosas que consisten
en detalles pequeños,
simples coincidencias
o una suma de ambiguedades
que parecen darse
adentro y afuera de uno.
Pero lo cierto,es que ese estado de ánimo
que empezó a inquietarle un día,
con el paso del tiempo se fue extendiendo
como si fuera una mancha de aceite.
Comenzó por eludir esa calle,
no seguir caminando derecho ,
sino mejor cruzando por la vereda de enfrente.
Para más tarde, por ejemplo,
cambiar el rumbo,rápidamente,
unos segundos antes,
cosa de evitar toparse de pronto
con ese bar lleno de gente.
Es que eso que había empezado como una casual insignificancia,
con el correr del tiempo
fue tomando la forma
de una angustia, veloz y repentina,
que recorría todo su cuerpo.
La vida de todos los días ,
se le fuera embarullando de tal modo,
que de cuatro lugares posibles,
a tres (vaya uno a saber por qué ),
sentía que era imperioso evitarlos.
Y al otro posible,
después de dar tantas idas y vueltas..
o bien quedaba muy lejos,
o ya se había hecho demasiado tarde.
“…En toda obsesión hay dos tiempos .1.Una idea que se impone al enfermo. 2.Un estado emotivo asociado. Ahora bien, en las fobias, este estado emotivo es siempre la angustia, mientras que en las obsesiones…puede ser cualquier otro, tal como la duda,el remordimiento o la cólera ….”.(S.Freud. ” Obsesiones y Fobias ” O.C.).

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario

newspaper templates - theme rewards