Un territorio lleno de prodigios.

Escrito por Eduardo M Romano el 29 noviembre, 2020

Uno tras otro, los días se iban sumando.
Uno tras otro . Pero cierta clase de preguntas
aún seguían pendientes.
Ambiguas, esquivas, complicadas.
Pero fundantes.
Porque ponen en juego , mitos consolidados,
asuntos que de tanto dados por hecho,
ya se han instalado como algo común y corriente.
Preguntas difíciles de sostener,
porque están precedidas,
por un tumulto de equivocos, prejuicios, y certezas falsas.
Junto a ciertos modos concretos.
que hacen que la sensibilidad , el sentir
y la mirada
se orienten a ese lado preciso
y a ningun otro.
Esa clase de preguntas que de tanto postergarlas,
corren el riesgo de perderse.
Claudicar está siempre al acecho.
Es mucho lo que se interpone y hace de obstáculo
Secretos nunca dichos, escenas desparramadas que van y que
vienen , mezclando los pretéritos indefinidos
con los perfectos
Recuerdos, vínculos,apegos felices y otros que no tanto,
que reaparecen como de la nada, en cualquier momento.
Sin olvidar esa dulce y secreta comarca
que cada uno lleva dentro
Esa que ayuda a disimular vacíos y a ponerle,
aunque más no sea
un nombre
a aquello que no lo tenía,
Intimo e irrenuncable territorio
en el que uno juega la fantasía de sentirse
el triunfador de todas las guerras.
El dueño indiscutido del coraje.
El propio origen, heredero y fundamento.
Un tesoro de prodigios y de magias.
al que recurrimos ante el afuera tantas veces,
indescifrable
Entonces muchas preguntas van quedando
en el camino o para un rato más tarde.
Mientras tanto,
el intimo y seguro refugio
en el que nos sentimos dueños y protagonistas
de dulces presentes continuos.

491 Vistas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

facebook

Twitter

WhatsApp

e-mail

Linkedin

Google+

Buffer

Digg

Reddit

StumbleUpon

Tumblr

Imprimir