Un tirano en la vida cotidiana.

Escrito por Eduardo M Romano el . Posteado en Para Leer, Textos & Letras

 

A esa altura de los hechos,
todos excepto él,se daban cuenta.
Me refiero a las personas más cercanas.
El motivo podía ser uno cualquiera.
Casi siempre banal, insignificante,ambiguo,
casual , no del todo claro
o directamente sin importancia.
Pero lo más seguro ,era que eso que venía más tarde,
casi pegadito,
no podía ser otra cosa
que uno de sus tan habituales estallidos violentos,
que una y otra vez,
tenían que soportar
sus personas más cercanas.
Quiero decir, quienes lo acompañaban
en el día a día,
y que por más conocimiento previo
que tuvieran del asunto,
quedaban perplejos en medio de la sorpresa.
Incontralables, exagerados y carentes de toda lógica
vistos desde afuera.
Toda una catarata de frases y de gestos
que llevaban la marca
de una agresión apenas disimulada y contenida,
que sólo estaba buscando el momento y la ocasión
para explotar en su intimidad cotidiana.
Gestos y frases estalladas
que tenían en lo Inconsciente sus sólidas motivaciones.
Lo curisoso, es que se trataba de la misma persoan
que en el mundo de afuera,
no se cansaba de derrochar elevadas ideas
de consideración y armonía
dichas en abstracto,
en el mundo de afuera.
Pero hacia adentro,sólo era cuestión de tiempo
para el arranque explosivo inminente.
Eso lo sabían muy bien los suyos.
Un tirano en la vida cotidiana,
que se la pasaba atormentando a los suyos.
Lo cierto es que parecía divido en dos personas.
Porque , como les venía diciendo,
hacia el afuera, proclabmaba los ideales del amor,
la bondad y la armonía entre la gente.
Y no es que estuviera mala intención ni que mintiera..
Sólo que una parte de sí, afirmaba esta cosa.
Y otra, inconsciente,
se encargaba, una y otra vez ,
de desmentirla, haciendo todo lo contrario.
“…Empero, le restaban a su persona sobrados rasgos
sádicos, que se exteriorizaban en su irritabilidad, manía martirizadora, intolerancia hacia las personas amadas …
..vale decir, en las pequeñas cosas era sádico hacia afuera,
en las cosas mayores , sadico hacia adentro, y por lo tanto ,
masoquista, o sea el más blando, manso y solícito de los hombres…”
(S.Freud. “Dostoievsky y el Parricidio ” O.C.)

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario

newspaper templates - theme rewards