Una deriva que no cesa.

Escrito por Eduardo M Romano el 30 octubre, 2021

Explorar ciertas verdades
develando el secreto singular de un deseo.
Afrontar las envolturas
y no ceder ante eso cómplice
que en nosotros hará todo cuanto pueda para acallarlo.
Consentir los tiempos y los espacios

para que a su modo, discurran nuestros sueños.

Dejarse deslumbrar por sus invenciones y arrebatos.
Seguir la deriva de sus fugas incesantes.
Respetar el tiempo ,siempre en Presente,
de ese , nuestro íntimo lugar extranjero.
En el que las demoras no se toleran.
Y todo se resuelve
con alucinadas premuras.
Región hecha de enigmas y misterios
en donde las memorias de ayer
se apresuran a teñir los tal vez
de mañana.
Inefable comarca en la que las palabras
son forzadas a transformarse
en sensibilidades primeras.
Tal vez, para componer el enigma
de ciertas verdades
que se las sabe ,sin poder advertirlo.
Improntas deslumbrantes.
Presencias que se imponen
y convocan a la cita
que sólo dura un instante,
Ajena a la razón.
Huérfana de palabras

101 Vistas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

facebook

Twitter

WhatsApp

e-mail

Linkedin

Google+

Buffer

Digg

Reddit

StumbleUpon

Tumblr

Imprimir