Una espera voraz e indefinida.

Escrito por Eduardo M Romano el 17 abril, 2022

Estar afligido, no era la descripción superflua
de un estado de ánimo pasajero.
Estar afligido para él,
no era sino el anuncio de algo peor por venir.
Transcurría todas las variantes del pesar ,
a las que inconscientemente no cesaba de explotar,
cayendo en estados sin cierre y ajenos a toda conclusión posible.
Entonces se entregaba
a una espera voraz e indefinida.
Siempre lista para ligarse
a aquello que pudiera alimentarla.
Eso intolerable para la Conciencia,
y por lo tanto, reprimido,
no tardaba en desplegar
su lógica mordaz e insistente,
bajo la forma de un sentimiento,
imposible de definir.
Acaso porque lejos estaba aún
de poder saber
en qué consistía,
y a qué cosa apuntaba.
Entonces el viejo abatimiento
y el interminable desespero.
El decir , apenas balbuceante
hasta no ser otra cosa que un murmullo tenue e inconsistente.
Como si el ocaso de tantos sentidos ya perdidos,
lo obligaran a ausentarse.

116 Vistas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

facebook

Twitter

WhatsApp

e-mail

Linkedin

Google+

Buffer

Digg

Reddit

StumbleUpon

Tumblr

Imprimir