Una lengua sencilla y sin prisa.

Escrito por Eduardo M Romano el 16 octubre, 2022

Aún recuerdo la calidez de su voz
y ese saber desprovisto de ostentación y premura.
Su decir era firme y consistente y dejaba de lado
todo lo que fuera promesa grandilocuente
o convocara a alguna clase de ruidosa expectativa dramática.
Hablaba una lengua sin prisa, sencilla y seductora.
Una lengua llena de alegorías, vaivenes y metáforas..
Y tan importante como esto,
créanme que también dominaba como pocos
el arte del medio decir y del silencio.
Entonces se sucedían las evocaciones,
los quiebres y las parsimonias.
Algunas palabras despertaban la novedad y otras
rememoraban la costumbre.
Eran el preludio de escenas, personajes y fantasmas
que , como siempre, se dedicaban a hacer lo suyo.
Así acostumbraban a suceder las cosas,
hasta que en cierto punto,
y sin saber cómo,
uno podía sentir
que en parte estaba recuperando,
algo que había perdido sin saberlo.

98 Vistas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

facebook

Twitter

WhatsApp

e-mail

Linkedin

Google+

Buffer

Digg

Reddit

StumbleUpon

Tumblr

Imprimir